Proamagna, la productora de Sevilla que lidera las noches televisivas con ‘Joaquín, el Novato’

14 diciembre 2022

Pablo Carrasco, CEO de esta empresa, explica a ABC cómo está siendo el éxito del programa del futbolista del Betis y los planes de futuro que tienen ambas parte.

Un récord de otra época. Así titularon muchos medios de comunicación al día siguiente de la emisión del primer programa de ‘Joaquín, el novato’ tras lograr un 29,5% de cuota de pantalla y 3.015.000 espectadores. El futbolista del Betis siempre había demostrado tener mucho tirón en la pequeña pantalla, de ahí que se lo rifaran todas las cadenas y productoras, pero fue la sevillana Proamagna la que consiguió convencerlo para que dejara a un lado su papel de invitado y pasara a ser el protagonista, el presentador de un formato.

Y así llegó ‘Joaquín, el novato’ a Antena 3 el pasado mes de octubre. Desde entonces, cada miércoles ha sido líder de audiencia fuera cual fuera el invitado. El formato elegido, aparte de una entrevista en profundidad, consiste en que el bético se mete en la piel del entrevistado. Es decir, intenta llevar a cabo la profesión del mismo.

Y así Joaquín ha pasado a ser cocinero con Dabiz Muñoz, cantante con Rosario Flores, actor con Ana Milán y Antonio Resines, astronauta con Pedro Duque, presentador de informativos con Vicente Vallés, presentador televisivo con Pablo Motos, entrevistador con Mercedes Milá, político con Miguel Ángel Revilla y diseñador de moda con Vicky Martín Berrocal. La profesión de esta semana es de la más arriesgadas: el futbolista intentará ser piloto de motos y será Marc Márquez su profesor.

Hay cientos de historias detrás de cada programa, pero un nexo común: el buen talante y disfrute de Joaquín. Así lo asegura Pablo Carrasco, CEO de Proamagna, productora que ha logrado crear todo un éxito televisivo desde Sevilla.

-Un exitazo, sí. Esperado para muchos, para casi todos, que decían que iba a ser un éxito seguro. Pero lo que ha sorprendido es la dimensión del mismo. Nadie se podía imaginar un dato como el del debut. Y, además, es cierto que tenía muchos ingredientes para ser un éxito, pero también era muy complicado, ¿eh? Poner a alguien que nunca ha conducido un programa a conducir un programa pocas veces sale bien, muy pocas.

-¿Nadie de la productora esperaba algo así?

-Todos esperábamos un éxito, pero de esa magnitud, no. Aquí en la oficina sólo un compañero dijo que íbamos a estar cerca del 30%. Pensábamos que estaba loco y que no tenía ni idea. Pero es que hasta los datos posteriores al primero son brutales, pero quedan eclipsados por el primero.

-Ahora que todo ha salido bien parece fácil, pero ¿cómo surge la idea de convertir a Joaquín en presentador?

Y así llegó ‘Joaquín, el novato’ a Antena 3 el pasado mes de octubre. Desde entonces, cada miércoles ha sido líder de audiencia fuera cual fuera el invitado. El formato elegido, aparte de una entrevista en profundidad, consiste en que el bético se mete en la piel del entrevistado. Es decir, intenta llevar a cabo la profesión del mismo.

Y así Joaquín ha pasado a ser cocinero con Dabiz Muñoz, cantante con Rosario Flores, actor con Ana Milán y Antonio Resines, astronauta con Pedro Duque, presentador de informativos con Vicente Vallés, presentador televisivo con Pablo Motos, entrevistador con Mercedes Milá, político con Miguel Ángel Revilla y diseñador de moda con Vicky Martín Berrocal. La profesión de esta semana es de la más arriesgadas: el futbolista intentará ser piloto de motos y será Marc Márquez su profesor.

Hay cientos de historias detrás de cada programa, pero un nexo común: el buen talante y disfrute de Joaquín. Así lo asegura Pablo Carrasco, CEO de Proamagna, productora que ha logrado crear todo un éxito televisivo desde Sevilla.

-Un exitazo, sí. Esperado para muchos, para casi todos, que decían que iba a ser un éxito seguro. Pero lo que ha sorprendido es la dimensión del mismo. Nadie se podía imaginar un dato como el del debut. Y, además, es cierto que tenía muchos ingredientes para ser un éxito, pero también era muy complicado, ¿eh? Poner a alguien que nunca ha conducido un programa a conducir un programa pocas veces sale bien, muy pocas.

-¿Nadie de la productora esperaba algo así?

-Todos esperábamos un éxito, pero de esa magnitud, no. Aquí en la oficina sólo un compañero dijo que íbamos a estar cerca del 30%. Pensábamos que estaba loco y que no tenía ni idea. Pero es que hasta los datos posteriores al primero son brutales, pero quedan eclipsados por el primero.

-Ahora que todo ha salido bien parece fácil, pero ¿cómo surge la idea de convertir a Joaquín en presentador?

-Aparece cuando lo llevamos de invitado para otro programa que hacíamos en otra cadena. Y ahí nos enamoramos de él. Flipamos. Yo dirigía el programa y le hacía el pinganillo al presentador, pero no le podía ni hablar porque no para de reírme. A partir de ahí nos pusimos a pensar un proyecto para él. En Proamagna nos dedicamos a crear formatos originales, que tampoco es muy habitual, y le dedicamos mucho tiempo a eso. Nos pusimos a pensar, a analizarlo como comunicador para ver qué podíamos hacer con él, y dimos con una fórmula que nos flipó a todos. Ahora nos quedaba enamorarlo a él, porque Joaquín podría trabajar donde y con quien quisiera, era el más deseado por todas las cadenas y todas las productoras.

-La gracia del bético ya era conocida por todos, pero sorprende lo bien que lo hace en algo tan serio como es una entrevista.

-Él tiene una habilidad innata para esto, hasta el pinganillo lo manejó bien desde el primer día, y no es fácil estar con él, pero de forma natural lo interiorizó. Tienes que escuchar lo que te dicen, hacerlo tuyo y utilizarlo cuando toca. Y lo hizo natural. Hay muchas claves, pero creo que la principal es que el equipo se adapta a él. Le pedimos lo que sabemos que sabe hacer. A veces en la tele te empeñas en pedirle cosas a los comunicadores que están fuera de su registro y sus habilidades naturales, y te equivocas. Joaquín es el mejor en muchas cosas y nuestro trabajo es potenciar esas habilidades.

-¿Cómo se trabaja con alguien que desprende estar siempre de cachondeo?

-Él tampoco está todo el día de cachondeo, pero sí está todo el día de buen humor, y eso es impagable. A veces llega reventado de entrenar y sin muchas ganas de guasa, pero le gusta tanto esto que se pone a currar ocho horas seguidas y termina con una sonrisa. Y si le dices que tiene que grabar una hora más, la graba. Se va reventado, pero disfruta muchísimo.

-¿Qué ha sido lo más complicado de grabar con Joaquín, más allá de cuadrar su agenda?

-Comparado con coordinar la agenda, nada ha sido complicado. Al margen de la logística, algo complicado fue el debut con Vicente Vallés, porque él lo estaba pasando mal de verdad. Para mí la complicación no era lo que tardáramos, sino que él estaba sufriendo. Yo le decía que, cuando debutó como cantante, cantaba fatal y se reía. Ese día presentaba el informativo, obviamente mal también, y sufría. Yo le decía que se riera también, pero sufría. Es el único día en el que terminamos de grabar y no estaba feliz. Todo es fácil con él, pero ese día lo pasó mal porque vio que no le salía todo lo bien que él, por responsabilidad y autoexigencia, quería.

Quiero saber más sobre la noticia

Pin It on Pinterest