Así habla la prensa del espectáculo de Rocío Jurado

8 marzo 2020

Diario de Almería

Anabel Dueñas encandila al público en el espectáculo sobre Rocío Jurado

Era la más grande sobre el escenario y sus canciones y personalidad la han hecho inmortal. Su hija, Rocío Carrasco, ha querido rendirle un homenaje con la creación de un musical donde comparte con el público los temas más emblemáticos, los trajes de su madre, imágenes de sus actuaciones y muchos recuerdos. Que no daría yo por ser Rocío Jurado, segunda parada tras su estreno en Huelva, llenó el Maestro Padilla con un entregado público.

Si Rocío Carrasco se encuentra entre bambalinas del proyecto, Anabel Dueñas es la valiente artista que ha puesto la voz a los temas de Rocío Jurado. Una tarea complicada y arriesgada, que requiere talento vocal y sensibilidad en la interpretación. Anabel Dueñas le ha aportado mucho arte a cada una de las canciones y al diálogo con el público almeriense, ganándose los aplausos y cariño de todos los asistentes con su torrente de voz, su generosidad en la interpretación y su cercanía con los almerienses. A lo largo de más de dos horas, canta, baila, interpreta, ríe, llora, emociona y transmite toda la energía que poseía la gran Rocío Jurado.

Anabel Dueñas interpreta a Carmela, una joven cantante admiradora de Rocío Jurado, que se ha presentado al casting de un gran musical

El hilo argumental del espectáculo es el personaje de Carmela, una joven cantante admiradora de Rocío Jurado, que se ha presentado al casting de un gran musical que se prepara sobre la vida de la genial artista de Chipiona. Mientras Carmela espera a que llegue el momento de la prueba final se queda a solas con el público en una tensa y emocionante espera.

¿Qué hacer para matar el tiempo? Pues nada mejor que repasar los temas míticos de Rocío, y como en esta representación todo es posible, finalmente Carmela cumplirá el sueño de cualquier seguidor de ‘La Jurado’, cantar con la mismísima Rocío en un dúo mágico y sorprendente lleno de emoción y verdad, gracias a las nuevas tecnologías. La puesta en escena muestra, a un lado, un escaparate con trajes de Rocío Jurado. En el otro, el cuadro de artistas que acompañan en la gira, Antonio Reyes a la guitarra, Rafael Jiménez con la percusión y Leticia Malvares con la flauta. Y al fondo una gran pantalla donde se han proyectado algunos de los momentos más significativos de la vida de ‘La Más grande’.

[Seguir leyendo en la web de Diario de Almería]

Foto: Diario de Almería | D.A.

Diario de Sevilla

“Rocío Jurado fue una adelantada no sólo en sus canciones, también en su discurso”

“Qué no daría yo por empezar de nuevo”, cantaba Rocío Jurado en un tema en el que miraba al pasado e invocaba a “esa niña que llega tarde a casa”, añoraba la voz y el abrazo de sus padres o escaparse “a un cine de verano” y recibir “el primer beso de amor”.

Aquella canción que José Luis Perales compuso inicialmente en otra clave y que la chipionera haría popular como una bulería bautiza ahora Qué no daría yo por ser Rocío Jurado, un espectáculo que rinde homenaje a una artista cuyo recuerdo se mantiene firme pese a que falleció hace más de 13 años, en 2006.
Su hija Rocío Carrasco es la creadora de esta propuesta que llega este sábado (21:00) al Cartuja Center y que protagoniza Anabel Dueñas.

Los responsables del proyecto explican que “más que un musical”, Qué no daría yo…se plantea como una “experiencia sensorial en la que Rocío Jurado se hace presente e inmortal”. Un enfoque que suscribe Rocío Carrasco: “El espectador no viene a ver una obra al uso”, advierte, “viene a compartir un momento con Rocío Jurado, a través de sus canciones, a través de su vida… Hay que venir a vivir el espectáculo para entender de lo que se trata”, asegura.

“El público va a darse cuenta de lo auténtica, revolucionaria y adelantada que fue”, dice su hija

El público conocerá algo más, con Anabel Dueñas como guía del recorrido, a la chipionera que triunfó en el mundo pero nunca olvidó sus raíces, a la mujer de impresionantes facultades vocales que también destacó por su poderosa personalidad. “El espectador va a sentir que está con Rocío Jurado. Los vestidos son de ella, su aroma impregna la sala”, detalla Carrasco, “y la gente va a entender gracias a la obra algunos momentos de su vida. Pero, sobre todo, va a darse cuenta de lo auténtica que era, lo revolucionaria y adelantada que fue para su época, no sólo en sus canciones, también en el discurso. La sociedad ha avanzado mucho en los últimos años, pero ella ya reivindicaba cosas que se entienden mejor ahora: era una visionaria del feminismo y del mundo gay. Siempre se rodeó de amigos homosexuales, incluso en una época en la que aquello no estaba bien visto. Es impactante oír su discurso. En los años en que lo dijo, nadie se atrevía a defender algo así”, manifiesta su hija.

[Seguir leyendo en la web de Diario de Sevilla]

Pin It on Pinterest